sábado, 17 de abril de 2010

El túnel


 El túnel


Soñé que muchas manos me acariciaban. Eran invisibles pero lograba sentirlas. En realidad las percibía por su tibieza, por lo que transmitían a mis terminales nerviosos. En el sueño yo no tenía masa, ni volumen, y estaba desprovisto de cosas terrenales. Solo tenía un punto rojo en el pecho, una especie de agujero por el cual fluía sangre.

Me desperté asustado en medio de la madrugada. Detrás del vidrio de la ventana las luces de la ciudad iluminaban la oscura y profunda noche. Toqué mi pecho, lo palpé minuciosamente. No había nada allí, solo unos latidos débiles de mi corazón, así que volví a dormirme.

Las manos nuevamente se abalanzaron sobre mí. Volví a sentir su tibieza, mis terminales nerviosos captaban la acción. Sin embargo el agujero en mi pecho ya no drenaba sangre, estaba vacío. Me asomo y observo dentro de él. Un túnel largo y estrecho se pierde en una oscuridad lejana. La curiosidad me puede y emprendo el viaje a través del túnel. Las paredes se sienten húmedas y huelen a sangre. Sigo caminando. No llevo fósforos, casi no puedo ver nada. Al final veo una luz, entonces avanzo hasta llegar a ella.

Ahora me encuentro en una amplia sala de color rojo cuyas paredes están bañadas en sangre. Miles de agujeros de tamaños irregulares las traspasan. Un viento glacial se cola por ellos. Detrás, un cielo celeste puro muestra unas pequeñas nubes blancas. Parece invierno, pero tal vez no, ¿tal vez otoño? Me siento. Me encuentro solo. ¿Qué será aquel lugar?, me pregunto. Sigo observando el cielo y después de un rato me duermo.

Por la mañana me despierto plácidamente. Tras abrir los ojos contemplo el cielo a través de la ventana de la habitación. El mismo cielo del sueño, las mismas nubes. Toco mi pecho y encuentro el sitio al final del túnel.


Safe Creative #1004095944989

(Imagen: http://www.flickr.com/photos/riki_mus/4340524228/in/pool-illustrationfriday )

9 comentarios:

  1. Ah... el raro el mundo de los sueños...
    Muy buen relato... me gustó..!!

    ResponderEliminar
  2. http://lanecesidadelasombra.blogspot.com/2010/03/sabanas-carnales.html

    ResponderEliminar
  3. Un vieje dentro del corazòn...nada mas sujerente, por fuera càlidas caricias y por dentro, un tunel que termina en un cielo, uff està vez te escapaste al mundo onìrico de Dali. Te dije alguna vez que Dali es uno de mis preferidos?, bueno tu relato es una pintura de Dalì...Besos "Mujer rebelde".

    ResponderEliminar
  4. @REINA:

    Sí, un mundo muuuuy raro.

    Beso.

    ResponderEliminar
  5. @MUJER REBELDE:

    No, no lo sabía, no obstante es bueno saberlo. Además siendo artista es imposible que no compatibilices con él ;)

    Beso.

    ResponderEliminar
  6. Complicado mundo el de los sueños. a veces esperanzador y otras tan real que aterra.
    siempreexiste una luz al final de cada tunel. Yo al menos así lo creo...o así necesito creerlo.
    Besos mil!!!

    ResponderEliminar
  7. Waw! Que final!
    Excelente cuento!

    ResponderEliminar